Tercera Categoría: Desarrollo del curso, hacia una “Arquitectura metodológica para la docencia de Investigación Cualitativa”

3445237028_2417da588b_oEn este contexto, hasta ahora, hemos publicados las categorías “Primer encuentro”. Les recomendamos, sobre todo que lean, la introducción de este post, ya que ella les dará el contexto para la comprensión situacional y conceptual de éste. También hemos publicado la categoría “Contenidos novedosos”.

En esta oportunidad, presentaremos la categoría que hemos denominado “Metodología del desarrollo del curso”, hemos levantado varias subcategorías. Empezaremos por la subcategoría: Asesorías.

Sub-categoría: Asesoría

Este recurso se usó en dos modalidades, la primera y quizás la más conocida, fue organizar atención individual y grupal a los estudiantes, en ella, se aclaraban dudas o se profundizaba sobre algunos tópicos de interés para ellos. La segunda, se usó como un modo de “hacer la clase” y de ella vamos a conversar en esta oportunidad.

Esta subcategoría tiene un antes, un durante y un después:

(i) El antes: Fue el compromiso de co-responsabilidad en el aprendizaje asumido por los estudiantes y el profesor, en términos que los primeros cumplirían con las obligaciones que requiere el curso para desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje y el segundo prepararía de la mejor manera las clases, de tal modo que ambos compromisos cumplidos nos permitirían alcanzar una práctica pedagógica de investigación cualitativa de calidad.
Se han formado previamente los grupos de trabajo o los grupos de investigación, que tendrán como meta elaborar un proyecto de investigación durante el semestre.

(ii) El durante: La clase se inicia con un organizador avanzado, una exposición del profesor sobre los nuevos conceptos a trabajar y la entrega – a cada grupo – de un caso a resolver y la bibliografía de apoyo. El caso está construido del tal modo que les permita adquirir herramientas conceptuales, orientadas a la elaboración de un proyecto de investigación cualitativa.

“En esta concepción [de asesoría] el eje del aprendizaje es el pensamiento: “aprender a pensar”, lo que supone, según Bleger, “abandonar un marco de seguridad y verse lanzados a una corriente de posibilidades” (Cfr. Baz, 1996:23). En este sentido consideramos la tarea grupal como una forma de trabajo idónea para la práctica de la asesoría, en que se colabora no sólo con las experiencias y saberes de los miembros del grupo al “pensar colegiadamente” sobre cada uno de los problemas de investigación, sino que se comparten las angustias, impotencias y frustraciones que conlleva el camino incierto, solitario y azaroso de la indagación”, y en muchos casos el enfrentamiento a lo nuevo y la propia resistencia al cambio”. (Cerdá, s/f)

En este sentido, las asesorías se realizaron por grupo de trabajo de investigación, el profesor recorrió los grupos, monitoreando el desarrollo del trabajo y detectando necesidades de los estudiantes, atiende dudas y cuestiona respuestas de los estudiantes e invita a la discusión.

En este proceso, se obtuvo un mapa que permitió: recorrer los objetivos de la clase y del curso, un conocimiento situado en la acción de los estudiantes, reconocer sus necesidades, y con ello, si, se dictó clases grupo, por grupo, de acuerdo a las necesidades y logros de sus integrantes, es decir, se respetó el tiempo y diferencias para aprender. (teníamos tres horas de clases seguidas…con descanso)

Además, pudimos atender necesidades reales, ser testigo de las dificultades y dudas de manera directa y desde ello, desarrollar “la clase” para cada grupo en particular. De este modo, visualizamos los avances de cada grupo y también de las individualidades; otorgamos una retroalimentación significativa en pos de los objetivos de la clase y del curso. Y, estar alerta de los acontecimientos en el proceso de enseñanza-aprendizaje y utilizarlo en la planificación de la siguiente clase.

…comenzamos a avanzar realmente. Luego de varias asesorías del profesor,
en las que comenzamos a definir lo que íbamos a estudiar, terminamos eligiendo
a un autor…

(iii) El después: Estas asesorías iban acompañadas de plenarias en que los grupos aplicaban los conceptos a un caso dado, en donde cada grupo daba cuenta de la resolución del caso y la relación de los conceptos trabajados, para la elaboración de su proyecto. Se podía observar los avances, desafíos y dudas, pero a la vez eran interrogados o cuestionados por sus compañeros.

“los grupos suelen convocarse para desarrollar una tarea común, relacionada con el aprendizaje;
pero al asumir una perspectiva operativa de éste, no puede enfocarse como un logro individual,
sino como una producción que emerge del grupo, “no de la suma de capacidades y
talentos individuales, sino de la puesta en juego del espacio grupal, de una búsqueda contradictoria y
determinada que organiza la intersubjetividad convocada por la tarea” (Baz, 1996: 23-24).(Cerdá, s/f)

Bibliografía
Cerdá, A. y. (s/f). Reflexiones teóricas en torno a una experiencia compartida, una práctica grupal de asesoría en la investigación e intervención de la educación artística. X Congreso Nacioanl de Investigación Educativa. Area 14: práctica educativa en espacios escolares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *